La placa bacteriana

La placa bacteriana o placa dental, es un depósito blando que se forma en la superficie de los dientes. Para entender cómo se forma, tenemos que saber que antes de nada, encima de la superficie de los dientes, se forma la película adquirida. Se trata de una fina capa que se produce al simple contacto de la saliva con el esmalte de los dientes. Esta película tiene fines protectores contra los ácidos que ingerimos (azúcares), aunque por otro lado, también va a permitir la adhesión de bacterias.

Placa bacteriana

Se aprecia la presencia de placa bacteriana y manchas blanco-amarillas de caries iniciales.

Cuando una serie de bacterias (entorno a 200-300 tipos diferentes de bacterias) se han ido adhiriendo a la película adquirida, es cuando empezamos a obtener la placa dental. Se trata por lo tanto de un entramado de bacterias y materiales de origen salivar y bacteriano que a un nivel macroscópico (visión directa) se puede observar como una pasta blanda pegada a los dientes. En el vídeo podemos observar cómo al paso de las horas las bacterias se van uniendo entre ellas para formar colonias bacteriana (biofilm) mucho más resistentes a cualquier ataque externo que si estuvieran solas.

Barrido Lo más importante de la placa bacteriana, es su consistencia blanda. Esa consistencia blanda es la que nos va a permitir retirarla con el cepillo dental principalmente. Al ser de consistencia blanda, nuestro cepillado va a suponer un barrido de la misma, tal como si de una escoba y suelo se tratase. Cuanto más “barramos” o cepillemos la superficie de los dientes, más eliminaremos esa pasta o placa dental, y más limpia nos quedará la boca. El control de la placa bacteriana es clave a la hora de prevenir la caries y la enfermedad periodontal. Recordemos que en ella, es donde se localizan los gérmenes causantes de esas enfermedades.

 

Utensilios para eliminar la placa entre los dientes o higiene interproximal.

Utensilios para eliminar la placa entre los dientes o higiene interproximal.

Quiero volver a insistir en la idea del arrastre mecánico como principal arma para eliminar la placa bacteriana. Dicho arrastre mecánico lo realizamos con el cepillo dental, y aunque sólo con el cepillo dental ya conseguimos gran parte de eliminación de placa conviene recordar que existen superficies entre los dientes principalmente, en las que dicho cepillo tiene una efectividad de arrastre limitada. Para esas superficies el arrastres mecánico que realizábamos hasta ahora era con la seda dental. Actualmente, los irrigadores dentales, ya se han hecho un hueco en el mercado de la higiene oral, como un complemento al cepillado efectivo y más sencillo que la seda dental aunque algo más costoso. Se trata de un complemento y no un sustituto, pues va a llegar a las superficies a las que el cepillo no llega.

cepilloEn el mercado de la higiene oral, además de estos utensilios que hemos mencionado, tenemos la pasta dental y los enjuagues bucales. Estos últimos, en pacientes sanos, y siempre y cuando el dentista no indique lo contrario, no son indispensables en la rutina de higiene oral de una persona. Se trataría de un complemento más, al cepillado y a los irrigadores o seda dental, que aportaría un efecto químico a la eliminación de bacterias. Por sí solos, no funcionan en el correcto control de placa. Es decir, que deben de acompañarse siempre del arrastre mecánico que hemos comentado que sólo lo aporta el cepillado dental.

En el vídeo, podemos hacernos una idea de lo que es la placa bacteriana cuando se encuentra en cierta abundancia adherida a los dientes.

Aunque existen varios métodos para verificar si uno se ha cepillado bien los dientes. Quiero comentar uno bien sencillo, que al igual que la prueba del algodón que se hacía en aquel anuncio, en la boca tendríamos la prueba de la uña. Al pasar la uña por la superficie de un diente, podremos comprobar si sale algo de esa pasta/placa bacteriana o no. ¡Tendremos los dientes bien limpios cuando no salga nada en la uña!

Compara cepillado nuevo con un cepillo que se ha usado con demasiada fuerza.

Compara cepillado nuevo con un cepillo que se ha usado con demasiada fuerza.

Por último quiero añadir que el barrido o cepillado de la placa bacteriana, no requiere de fuerza, pues como comentamos se trata de un depósito blando de fácil remoción. Más que fuerza, requiere de técnica y de un mínimo de precisión pues se trataría de hacer varias pasadas en la superficie del diente hasta que esta quede suave y resbaladiza.

Si tienes alguna duda sobre lo escrito, escribe un comentario justo debajo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un pensamiento en “La placa bacteriana

  1. diseño de sonrisa madrid

    Por eso es importante que el profesional enseñe , por lo menos en las primeras consultas al paciente como debe cepillarse la boca . Creo que es algo escencial que contribuye a la salud bucal y es algo que normalmente no realizamos los especialistas lo damos por hecho.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.