La importancia de la Odontología Preventiva

Evitar muchos problemas de salud es posible gracias a la medicina preventiva. Lo mismo sucede en Odontología desde la práctica de la Odontología Preventiva.

Se trata de una rama de la Odontología que estudia la salud oral de cada persona para poder anticiparse o prevenir los futuros problemas buco-dentales. Estos son por ejemplo, la inflamación de las encías, la pérdida de dientes, la sensibilidad dental, la formación de caries y la alteración de las mucosas orales. La Odontología Preventiva actúa en todas las edades de la vida de un paciente pero tendrá un mayor impacto en las edades más tempranas.

Trabajo en equipo

Es esencial la participación conjunta entre el dentista y el higienista. Básicamente se trata de dar recomendaciones de pautas y hábitos a seguir. A través de estas recomendaciones podremos evitar hábitos nocivos que predispongan a las diferentes enfermedades buco-dentales mencionadas. Ya sea por edad, genética, o por factores transitorios como cuando estamos medicados, en periodo de gestación, o presentamos alguna enfermedad congénita o degenerativa, las recomendaciones en el ámbito preventivo serán acordes a cada situación concreta. Dichas recomendaciones tendrán su mayor aplicación en casa, en nuestro día a día.

Las aplicaciones de fluor, las instrucciones de higiene adaptadas a según qué edad y condición, los pacientes de Ortodoncia, los portadores de implantes dentales o simplemente de prótesis convencionales… Todos ellos, son algunos de los grupos diana de la Odontología Preventiva. 

En la infancia…

La Odontología Preventiva comienza a los pocos meses del nacimiento, siendo la higiene bucal realizada por los padres un pilar fundamental de esta práctica odontológica. El odontopediatra, explicará a los padres cómo debe cuidar las encías de su hijo hasta que los primeros dientes comiencen a erupcionar. También determinará cada cuánto tiempo el niño debe acudir a consulta para sus revisiones. En edades tan tempranas, el vínculo de confianza entre el niño y el profesional será clave para el resto de su vida. 

Durante la niñez, adolescencia y juventud…

En los niños y jóvenes más mayores, cuando todos los dientes de leche están presentes en boca, es muy  importante el cepillado y el control de la alimentación, ya que los alimentos azucarados lamentablemente suelen ser un producto de consumo con demasiado peso en almuerzos y meriendas. La caries dental es la epidemia más extendida de nuestros tiempos. La alimentación tiene por lo tanto el papel más relevante para prevenirla.

En la edad adulta…

A medida que la edad va aumentando, la Odontología Preventiva va teniendo menos recursos. Se basará por lo tanto y principalmente, en adoptar buenas rutina de cepillado y control de la placa bacteriana. Cepillarse los dientes tras cada ingesta, usar instrumentos adecuados, como los cepillos interproximales o el hilo dental, y complementarlo con enjuagues antisépticos (con flúor por ejemplo), son la base para tener una boca saludable.

¡La alimentación también sigue siendo un punto clave para el éxito! Consumir frutas y verduras, tiene innumerables beneficios para mantener una boca saludable. Evitar el azúcar, el alcohol y el tabaco son también puntos importantes. Algunos de los hábitos nocivos afectan tanto al esmalte como a las encías. Ambos tejidos son las barreras naturales de nuestro organismo en la boca. Por nuestra parte, se tratará de establecer unas pautas de visitas individuales a las necesidades de cada paciente. Dicho de otro modo, al paciente que tiene peores hábitos o no consigue higienizar su boca de una manera efectiva, se le recomendarán visitas con mayor periodicidad. En cambio en los pacientes en los que presumamos un estado de salud oral mejor, se recomendarán visitas más espaciadas. 

Una relación con el resto del cuerpo

La Odontología Preventiva es una práctica que puede anticipar enfermedades que de no detectarse a tiempo podrían conllevar consecuencias mayores. Actualmente ya se han relacionado de una manera bidireccional los problemas de encías con la Diabetes y las Enfermedades Cardiovasculares. Mantener las encías libres de inflamación, tiene beneficios directos en el mantenimiento los diabéticos. Sin inflamación gingival se puede prevenir tanto su aparición como la de las Enfermedades Cardiovasculares. La relación que tiene la salud oral con la salud del resto del cuerpo es evidente. Su mantenimiento por lo tanto influirá en el estado de salud general de la persona.  

Si te ha quedado alguna duda, puedes dejar tu comentario justo debajo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.